//
you're reading...
BRT, Distrito Federal, Metrobús, Movilidad Urbana, Uncategorized

Del famoso BRT y sus encantos.

Primera entrada, aquí vamos!

DEL BRT Y MI ODIO HACIA EL MISMO

Probablemente muchos urbanistas y demás expertos en materia de transporte urbano a la que van a odiar es a mi después de leer esto, pero sí, guardo un cierto odio y repulsión hacia el ya famoso y manoseado sistema BRT.

Suena muy bonito tener un autobús grandote, que cuenta con un carril propio en el que nunca haya que preocuparse del tránsito, en el que cómodamente pagues tus 5 o 7 pesos (tarifa que depende del Estado en el que te encuentres, y el prefijo del “bus”) para posteriormente entrar a una moderna plataforma donde llegará el enorme gusano rojo o blanco (de nuevo dependerá del Estado y el prefijo del “bus” a utilizar) y tras superar el (mortal) espacio entre la plataforma y el autobús, podrás acomodarte en algún asiento solitario para disfrutar la vista en lo que llegas a tu destino, sin los molestos asientos pequeños de los microbuses, los cacharpos groseros y el operador que si son después de las 10 de la noche, suerte será que no vaya ya entrado en copas. Hasta aquí al parecer vamos bien, incluso el espacio mencionado entre la plataforma y el autobús podría pasar desapercibido si el operador es lo suficientemente hábil para que así sea.

El corredor Insurgentes a mi parecer es el más rescatable de los casi cuatro BRT’s con que contamos en el D.F. y el Estado de México (hay más en otros Estados, en los cuales ni entraré a discutir porque no los conozco muy bien); en tal corredor no hay mayores conflictos de geometría, el trazo era más que obvio,  y probablemente el único conflicto mayor de esta Línea 1 del Metrobús, sea la falta de logística en cuanto a la frecuencia y destino de los autobuses, además de que éstos son insuficientes para satisfacer la demanda de pasajeros que ha rebasado por mucho a la oferta, y que conste que no miento, he aquí una prueba.

Estación Nuevo León. Línea 1.

 

A lo que me refiero con logística, es que al parecer los señores de Metrobús no se han puesto a observar y entender la demanda de usuarios y el destino a diferentes horas, se puede estar a las 4 de la tarde esperando el de Tepalcates y pasan 4 Indios Verdes a los cuales nadie se sube, y cuando por fin llega el esperado, ya viene tan lleno que es imposible abordarlo, y al contrario en la noche, llegan 4 o 5 Tepalcates vacíos cuando todo mundo está esperando un Indios Verdes o Buenavista y cuando por fin llegan, pasa exactamente lo mismo, imposible abordarlos.

Aún con esto y tras orgullo de recibir el premio Roy Family de la Universidad de Harvard por tener un impacto medioambiental positivo, tarde se les hizo para apurarle con la Línea 2; está además de volver a repetir el problema de la demanda que ha superado a la oferta, están los terribles errores en la planeación, como la vuelta que pone de nervios a cualquiera en Tacubaya, donde por centímetros el autobús libra el borde de la plataforma siempre y cuando el operador tenga buen callo en el asunto; los semáforos en Etiopía que tras casi dos años de ir diario a tal estación al parecer no han logrado sincronizarlos de manera que uno no tenga que correr ya sea de los autos que de la nada salen por la derecha o del Metrobús que ya tiene el siga y uno nunca se enteró cuánto faltaba para tal cuestión; o que tal las plataformas separadas ya casi al final de la línea hacia Tepalcates, donde quien vive cerca de Río Frío, le queda bien padre y cerca para irse hacia el centro, pero a la hora del regreso hay que caminar muy buen tramo porque la estación Del Moral queda terriblemente lejos. Y para no dejar atrás al Poniente, regresamos a Tacubaya para encontrarnos con bellezas como esta, donde los vendedores ambulantes no pierden oportunidad de sacarle jugo al mobiliario urbano.

Semáforo peatonal al salir de la estación del Metro Tacubaya para entrar al Metrobús.

Justo en unas horas, se inaugurará la línea 3 de este sistema, la cual está más que atrasada pero como el gobierno del D.F. no puede quedar atrás y para no perder la costumbre, tal línea se inaugurará enmedio de las obras, estaciones a medio terminar, puentes peatonales inutilizables en el mejor de los casos, inexistentes en el peor y una tala de arboles impresionante que si no se ven acciones de recuperación esta primavera, habrá sido un ecocidio más en nombre del “progreso” de la ciudad.

Carril Línea 3. Eje 1 Poniente, Guerrero. Obras inconclusas a la izquierda.

Estación Circuito, línea 3. A menos de 24 horas de la inauguración.

Y finalmente, el patito feo de la colección, el Mexibus en el Estado de México, el cual tiene los problemas de las líneas 1 y 2 del Distrito Federal, combinados y elevados a la enésima potencia y digo que es el patito feo porque a éste corredor si le llovieron las críticas hasta por parte de gente del gobierno, y tras conocerlo me atrevo a decir que tal vez exageraron, porque tan terrible no es, hay varias estaciones como la de Central de Abastos, que deberían ser la envidia de su pésimo intento (si es que así se le puede llamar) de mejoramiento en Indios Verdes, y la conexión en el CETRAM Ciudad Azteca hasta parece haber sido diseñada para ser usada por personas, pero repito, la conexión (Metro – Mexibus) porque la estación en sí, parece corral, se les olvidó que en aquellos rumbos, lo que sobra es gente y lo que les faltó fue espacio para la gente.

Estación Mexibús (expreso) Ciudad Azteca.

Ah y se les olvidó también que la gente necesitaba puentes para pasar de un lado a otro, así que improvisaron y he aquí las consecuencias.

Accidente estación Las Américas. Puente peatonal improvisado.

A pesar de todo esto, y aunque no parezca, no creo que la idea del BRT sea mala, efectivamente, la idea es excelente, pero hay que considerar muchos aspectos que aquí parece no lo hicieron. Si ustedes lectores no conocen ninguno de estos sistemas, ir un domingo a las 6 de la mañana podría ser una buena hora para ir a conocerlo en su máximo esplendor y correcto funcionamiento.

Si han llegado hasta aquí, muchas gracias por leer mis amargas opiniones acerca del maravilloso Mexi y Metrobús, pareciera me quejo mucho y tal vez así es, pero a este punto, ya me hartó leer un montón de halagos a un sistema que flota en deficiencias, aunque si lo ponemos en la balanza con el automóvil, el Metrobus y Mexibús saldrán ganando por mucho ante la terrorífica idea de estar en cautiverio por horas en el auto, al menos acá si la desesperación comienza a hacer estragos, bastan unos cuantos empujones a la siguiente estación para salir a tomarse un respiro o hasta un cafesito de los de 5 pesitos que hay en las máquinas que han puesto en las estaciones.

No sólo hay que criticar y para eso también tengo un par de propuestas que en su momento iré poniendo por acá, con sus reservas claro está, porque en una de esas me las vuelan, las malentienden y nos va a salir más caro el caldo que las albóndigas.

Anuncios

Acerca de Jim D. Mayerstein

Estudiante de Ingeniería en Transporte, ciclista urbanx, renegadx y necix, escribo con x la vocal que define el género porque no puedo definirlo. Ardux creyente de la inutilidad de los muros que dividen países, viajerx incansable, transfronterizx y músico autodidacta, profesional en la ejecución de la tabla de lavar y aprendiz de serruchista.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: