//
you're reading...
Bicis, Distrito Federal, Gobierno, Movilidad Urbana, Uncategorized

De miradores y la miseria de La Villa.

En fechas ya no tan recientes, el Secretario de Turismo del D.F. declaró a la Villa de Guadalupe como Barrio Mágico Turístico, entre otras cosas construirán la Plaza Mariana que tendrá museo, mercado, estacionamientos, oficinas, nichos y un mirador. Sí, un mirador.

Este último será una cruz enorme en la cual según dicen se tendrá una maravillosa vista de la ciudad y de la Sierra de Guadalupe (¿?), medirá 70 metros aproximadamente y será de cristal.

Como todo proyecto de mejoramiento urbano, así solito suena maravilloso y no voy a negar que hay cosas que sí hacen tremenda falta y al parecer todo este circo que están haciendo va a ayudar a mejorar, como los pasos peatonales que están para llorar, los espacios laterales de Fray Juan de Zumárraga que por años han estado invadidos por las camionetas de los ambulantes y la mugre que siempre ha sido parte del paisaje de la zona. Pero (aquí viene el pero), eso del mirador y la Plaza con mil millones de cosas ya raya en el exceso, y lo que más conflicto me causa es eso del mirador gigante.

De por sí, que declaren a La Villa como barrio mágico ya me retumba en los oídos, pero el mirador, ¿para mirar la miseria que es común denominador de la zona? una cosa es que dejen bien bonito el atrio, la plaza y tal vez los accesos principales al área, pero ¿qué hay de las casas de cartón de atrás del antiguo mercado, las colonias Estanzuela, 15 de Agosto y Martín Carrera? donde no hay absolutamente nada que ver y creo que nadie de los que conocemos el rumbo no nos meteríamos ahí a menos de ser estrictamente necesario, y quien haya subido al Cerro del Tepeyac en un día cualquiera, sabe que no se puede ver más allá de Tlatelolco por la nata café que siempre cubre al D.F. por lo cual justifico una vez más que la maravillosa vista se limitará a ver lo no tan mágico que es el barrio mágico.

Si se habla de que se atraerá al turismo, a mi me daría pena poner en cualquier folleto de información turística que la terminal de transporte público para entrar o salir del “barrio mágico” es el paradero que acá conocemos como Ferroplaza, es como un Indios Verdes en chiquito y más cochino, donde uno no se atreva a ejercer sus derechos de peatón ante los conductores de transporte público de las rutas que van hacia Cuautepec, Acueducto y el Reclusorio Norte porque en el mejor de los casos sale uno insultado, y a ese paradero ni siquiera le han echado un brochazo de pintura y no parece que esté incluido dentro del proyecto de rescate urbano. Martín Carrera es otro paradero cercano, pero en ese no me meto ni en pláticas.

Y pues retomando el tema de la vista desde el mirador, cacarean que se verá la Sierra de Guadalupe, pues sí, un pedacito, y verán todas las antenas y casas que ya cubren algunos de los cerros que conforman la Sierra, porque permítanme informarles que lo bonito bonito está hasta Coacalco, y ni de chiste se ve hasta allá.

No se trata de rezongar ante las cosas que se hacen por intentar mejorar el espacio, pero sí creo que en este tipo de proyectos, se debe pensar de manera integral, si se pretende hacer el corredor turístico desde el centro, que se empiece por extender la ciclovía de Reforma hasta Calzada de Guadalupe y Calzada Misterios, que se procuren espacios dignos para los miles de peregrinos que llegan en Diciembre, pensar en solucionar el problema de las vueltas izquierdas y derechas en Calzada de Guadalupe que ponen en riesgo a peatones y ciclistas y que la inversión no sea sólo en infraestructura, sino en seguridad, educación vial y cívica a vecinos y visitantes para que sin tanto argüende se tenga efectivamente una zona segura y digna de visitarse.

Vehículos que estorban pasos peatonales. Acceso a la Basílica.

Destrucción de casas para la ampliación Eje 4 Norte, otro acceso.

Como comentario final, si pueden ir al Museo del Ferrocarril que está justo a la salida del Metro La Villa – Basílica no duden en visitarlo, es la antigua estación del ferrocarril México – Veracruz, es pequeño pero tiene cosas muy interesantes y un par de locomotoras de vapor en excelente estado. Es de entrada libre.

Antigua estación del ferrocarril México - Veracruz. Ahora museo del ferrocarril.

Anuncios

Acerca de Jim D. Mayerstein

Estudiante de Ingeniería en Transporte, ciclista urbanx, renegadx y necix, escribo con x la vocal que define el género porque no puedo definirlo. Ardux creyente de la inutilidad de los muros que dividen países, viajerx incansable, transfronterizx y músico autodidacta, profesional en la ejecución de la tabla de lavar y aprendiz de serruchista.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: