//
you're reading...
Distrito Federal, Gobierno, Movilidad Urbana, Sociedad Civil, Supervía

De la Supervía Poniente y la desgracia de la ciudad.

Tenía más de 13 años de no ir tan al sur – poniente de la Ciudad de México, la última vez que recuerdo andar por San Jerónimo eran las últimas visitas a mis primos que vivían ahí, recuerdo que entrábamos por el Periférico que todavía no tenía otro piso para luego tomar una avenida grande y muy bonita, con muchos árboles y en la cual nunca había tránsito, esa avenida era Luis Cabrera. Hoy después de mucho planearlo volví a aquellos lugares, esta vez con la compañía de cuatro amigos y en bici.

Ya me habían dicho que aquello estaba muy cambiado, que muchas cosas ya no estaban, que había muchas otras cosas nuevas, que ya estaba a pleno funcionamiento el segundo piso del Periférico, y que también estaba la construcción de la Supervía, sabía que aquello iba a ser un santo desgarriate como lo son todas las obras en la Ciudad, pero nunca me esperé ver tanta destrucción y tanta barbaridad en un sólo lugar.

Desde que uno llega a la Casa Popular, se puede ver entre los puentes del distribuidor vial, otro puente que es parte de la Supervía y que cobra sentido cuando uno avanza más y se encuentra con el túnel enorme en lo que antes era el camellón de Luis Cabrera.

Puentes de distribuidor vial y puente de Supervía.

Túnel en Luis Cabrera.

Pero lo más triste no es ahí. Después de un cálido recibimiento en el Campamento contra la Supervía que al día de hoy lleva 601 días de resistencia, subimos a lo que queda de una de las casas expropiadas en San Bernabé, y nos encontramos con lo que alguna vez fue un pedazo de bosque y que ahora es un cerro mutilado y atravesado por dos túneles. Y aunque nosotros sólo llegamos hasta aquí, nos comentaron que Las Águilas y Tarango están igual o peor.

Vista de La Loma desde una casa a medio demoler.

La construcción de nuevas vías es consecuencia inevitable de la urbanización, pero creo hay una delgada línea entre la satisfacción de las necesidades de transporte y conectividad de una zona con el resto de la ciudad que le rodea y el abuso de los recursos y las capacidades constructivas para hacer este tipo de cosas. La Supervía Poniente atraviesa el Parque Tarango, el Parque Ecológico Las Águilas y La Loma, tres grandes pulmones de la Ciudad y de las pocas áreas verdes importantes que quedan, atravesará también colonias como La Malinche y San Bernabé, donde sus habitantes llevan ya muchísimos años viviendo tranquilamente y que ahora ya están siendo despojados de su patrimonio para dar paso a millones de toneladas de concreto y contaminantes.

Algunas casas destruidas. Serán demolidas por completo para dar paso a los puentes.

Es difícil darse cuenta de lo que pasa en lugares tan lejanos de la Ciudad y es muy fácil ser indiferente ante cosas que a primera impresión no nos afectan, pero que en realidad no son factores aislados y que deterioran nuestra calidad de vida de una manera impresionante. ¿En qué momento nos empezó a parecer normal pasar horas y horas en el tránsito? ¿En qué momento nos empezó a parecer normal que diario tengamos niveles estratosféricos de contaminantes? ¿En qué momento nos pareció normal no ser capaces de caminar de un lado a otro dentro de la ciudad? ¿ En qué momento aceptamos que necesitamos un coche?

La destrucción en Contreras no nos puede ser ajena, no sólo se trata de defender el derecho de los vecinos a no ser despojados de su patrimonio, se trata de el derecho de todos los habitantes del Distrito Federal, a tener áreas verdes a donde ir, a tener la capacidad de caminar para trasladarse de un lugar a otro, a vivir en una ciudad que funcione para las personas, no para las personas en autos.

Anuncios

Acerca de Jim D. Mayerstein

Estudiante de Ingeniería en Transporte, ciclista urbanx, renegadx y necix, escribo con x la vocal que define el género porque no puedo definirlo. Ardux creyente de la inutilidad de los muros que dividen países, viajerx incansable, transfronterizx y músico autodidacta, profesional en la ejecución de la tabla de lavar y aprendiz de serruchista.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: