//
you're reading...
Bicis, Ciclismo Urbano, Distrito Federal, Gobierno, Leyes, Movilidad Urbana

Primer aniversario y cómo nada ha cambiado.

Hoy se cumple un año desde aquella tarde en que conocí muy de cerca el pavimento de Calzada de Tlalpan, como ya alguna vez conté por acá, un individuo conduciendo una camioneta dio la vuelta a la derecha sin absolutamente ninguna precaución y obviamente sin direccional y con el pretexto de “perdón, es que no te vi” fue así como me convertí en parte de la (inexistente) estadística de ciclistas atropellados en la Ciudad de México.

Ya pasó un año, y con tristeza les anuncio que absolutamente nada ha cambiado, ciclistas siguen siendo invisibles para los automovilistas y para las autoridades excepto cuando para éstas los primeros se convierten en un problema o cuando éstos muchachitos latosos se les ocurre evidenciar lo mal hecha que está la ciudad y lo aún más terrible que están resultando las nuevas obras viales.

Ha pasado un año y de momento me vienen a la mente: el señor recientemente atropellado por una unidad del Metrobús en La Raza, la mujer que cayó de un puente peatonal en Periférico, un niño atropellado por una patrulla en Congreso de la Unión a principios de año, el arresto a un ciclista por pasarse un alto cuando no venía absolutamente nadie en la calle e infinidad de casos que no salen en la prensa y que uno se entera por amigos o por redes sociales.

Pero claro, como siempre la SSP sale a salvar el día y nos presentó su “Decálogo del peatón” donde en pocas palabras y a mi entender nos dicen: Estimados y estorbosos peatones, por favor no hagan estupideces para que ningún automóvil sufra daño alguno por su presencia en las calles. Por su atención gracias.

Y como claro, la culpa de los accidentes SIEMPRE la tiene el peatón o el ciclista ¿cómo evitar más accidentes? educándolos, haciéndoles saber que allá afuera lo importante es nunca ser una interferencia ni una causa de que los automóviles bajen la velocidad y aunque la autoridad afirme que el peatón tiene prioridad basta con su rotundo rechazo a quitar el derecho de la vuelta derecha continua para automovilistas aunque esté el semáforo en rojo para saber que no es así.

Ahora pregunto ¿por qué no hay un decálogo del automovilista? actualmente en la Ciudad de México no hay ningún tipo de regulación para la expedición de licencias de conducir ni parece vaya a haberla en el futuro cercano (aunque espero equivocarme), creo que el simple hecho de otorgar una copia del Reglamento de Tránsito Metropolitano y el “Decálogo del automovilista” junto con la licencia de conducir podría ser una práctica bastante útil aunque no suficiente.

Así ha transcurrido este año, el automóvil con el que me atropellaron seguro pasó un par de días en el taller de hojalatería para sacarle el golpe y mientras tanto yo sigo con mi cadera desviada y mi terapia de tracción cervical que no parece tener un fin cercano. Pero lo importante es que ningún automóvil sufrió daños severos y que el pavimento de Calzada de Tlalpan no se ensució con mis heridas.

Anuncios

Acerca de Jim D. Mayerstein

Estudiante de Ingeniería en Transporte, ciclista urbanx, renegadx y necix, escribo con x la vocal que define el género porque no puedo definirlo. Ardux creyente de la inutilidad de los muros que dividen países, viajerx incansable, transfronterizx y músico autodidacta, profesional en la ejecución de la tabla de lavar y aprendiz de serruchista.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: